3 Claves Para Subir Tus Tarifas Y No Morir En El Intento.

¿Desde cuándo tienes tus tarifas «congeladas»? ¿Crees que no puedes permitirte subir precios?

¿Quizás no subes tarifas por miedo a la respuesta de tus clientes?

Los miedos siempre están acechando en cualquier acción que intentamos hacer en la vida y más en nuestros negocios.

Puede ser que cada vez que piensas en subir tus tarifas, te empiecen a volver loca pensamientos del tipo:

  • Qué pensarán o dirán mis clientes…
  • Seguro se quejan…
  • Dejarán de acudir a mi centro…
  • Buscarán alternativas más baratas…
  • Tardarán cada vez más en hacerse sus servicios…
  • Se quejarán de que soy muy cara…
  • Me dirán que no se lo pueden permitir
  • Me dirán que en otros sitios es más barato…

¿Piensas en alguna de estás frases llenas de remordimientos y miedos, cuando te planteas SUBIR TUS TARIFAS?

Todos y cada uno de ellos son pensamientos limitantes y te impiden hacer lo que tienes que hacer, para conseguir generar ingresos en tu negocio.

Por ello me dedico a abrir los ojos y la mente a los profesionales que se matan a trabajar «apasionadamente» día tras día, sin tener tiempo para su vida, ni obtienen los ingresos para vivir muy bien.

¿Por qué te cuesta cobrar el valor real de tu trabajo? ¿Lo has pensado alguna vez?

Déjame, que te haga unas preguntas:

  • ¿Te formas continuamente para ser excelente en tu profesión?
  • ¿Buscas lo mejor en calidad para obtener los máximos resultados para tus clientes?
  • ¿Inviertes en la mejor aparatología para ofrecer lo más conveniente para tus clientes?
  • ¿Te ocupas de tener las mejores instalaciones para tus clientes?
  • ¿Amplias tu equipo para que la atención sea extraordinaria para tus clientes?

¿Entonces por qué no cobras por todo lo que sabes, haces, inviertes, mejoras y te exiges para dar lo máximo a tus maravillosos clientes?

Quizás porque son más grandes tus miedos que tus ganas, para conseguir todo lo que quieres. Y estoy segura que tus ganas son inmensas.

El miedo a perder clientes, a escuchar quejas y a la vez el tener que dar razones de peso y explicar el valor de tu trabajo, es un reto para ti.

Un reto y un miedo que dejas que se apodere de ti y por ello decides dejar los precios «congelados» año tras año. ¿Es así?

Si el miedo es lo que te «congela» y «limita» para generar más ingresos en tu negocio, puede ser que lo primero que haya que trabajar es la confianza y la seguridad en ti misma.

Si no te sientes segura de las acciones a realizar en tu negocio, no tomarás acción nunca. O por lo menos las acciones para conseguir un negocio rentable y escalable.

¿Entonces para que tienes un negocio? Para disfrutar de tu trabajo «apasionadamente», quizás esta pasión te salga un poco cara.

Hoy quiero ayudarte con tres consejos, para subir tus tarifas y que no te cueste la vida el hacerlo. 

Te aconsejo comenzar a rectificar los servicios con más demanda y más éxito en tu centro. Y no te pases, no pretendas subir en una vez, lo que no has subido en años.

Sería incongruente y peligroso. Esa no es la forma de subir tus tarifas. Entonces tus clientes tendrán toda la razón para quejarse.

3 Consejos Para Subir Tus Tarifas y Aumentar Tus Ingresos.

1.Confianza a prueba de bombas

La confianza que tengas en ti misma es la base de tu éxito. Nadie tiene que hacerte dudar de tu profesionalidad, nadie.

Sin embargo, sé que es fácil sentirse fatal cuando los clientes se quejan, o incluso amenazan con comentarios del tipo: «pues en otros centros son más baratos», «pues si sigues subiendo los precios, tendré que buscar otro sitio», «yo no puedo permitirme estos precios»…

Para mi esto es amenazar. ¿Para ti, qué es?

En estas ocasiones, debes responder de forma asertiva, diciendo que lo entiendes. Pero que tú trabajas con una calidad y profesionalidad que los demás no.

Que buscas lo mejor para tus clientes y te gusta trabajar con lo excelente y eso conlleva un valor más alto.

¿Sabes qué consigues con esta respuesta?

Te posicionas como profesional y defiendes el valor de tu trabajo. Quizás el problema es que nos da «miedo» defender lo que somos, lo que hacemos y lo que nos esforzamos por estar en primera linea.

A partir de ahora solo tienes que aprender a comunicar de forma asertiva y persuasiva. Siempre con educación, siempre valorando tu profesión, tu trabajo y tu persona.

2. Promociona un servicio y sube su valor.

Elige un servicio que quieras aumentar su precio, recuerda escoge uno que tenga buena aceptación. Prepara una promoción por el precio actual.

Avisa que después por x razones, que debes saber explicar muy bien y de forma persuasiva, ese mismo servicio o tratamiento subirá su precio.

¿Qué vas a conseguir?

Comenzar a conversar con tus clientes, explicar los beneficios, crear valor, dar a conocer tu profesionalidad y lanzar una promoción para que se beneficien antes de subir el precio de ese servicio en concreto.

En general, da terror hablar con los clientes de los servicios, productos, de todo lo que se pueden hacer en el centro.

Y yo me pregunto, si te da terror hablar, cómo narices llegas a conocer a tu cliente. Y es más, cómo narices sabe tu cliente, todo lo que puede encontrar en tu centro PARA MEJORAR Y SOLUCIONAR ALGÚN PROBLEMA o disfrutar de algo exclusivo que solo, puedes ofrecérselo tú.

Ya sabes cómo hacer una promoción, en este post te hablo de cómo hacerlo de forma efectiva 5 Pasos Para Crear Una Oferta Irresistible

En conclusión, subes precio, aprovechas para explicar los beneficios y el valor de ese servicio y además les das la oportunidad de aprovechar la promoción.

¿No es una forma fácil, práctica y efectiva de subir, promocionar y dar una oportunidad a tus clientes para disfrutar de un tratamiento increíble?

3.Innova y renueva.

Sorprende a tus clientes con un tratamiento diferente, cambia, renueva e innova.

Puede ser el masaje, un tipo de mascarilla, una formula nueva, un protocolo nuevo de trabajo, sin que te suba el coste del servicio… Crea algo nuevo y comienza a mejorar el precio de tus servicios, en su justa medida.

Sin elevar el coste, crea valor en ese servicio y ajusta tu tarifa a todo lo que ofreces.

Poco a poco ves haciendo lo mismo con todos tus servicios y si quieres un consejo más, haz limpieza de servicios o tratamientos que no son nada rentables.

Servicios que cobras súper bajos y te resulta imposible subir la tarifa o por el tiempo invertido que no sacas ni para pipas.

La rentabilidad de un negocio pasa por hacer balance de tus servicios. Saber que tipo de servicios trabajas y si son rentables por precio, tiempo y coste del producto.

Y recuerda, lo más importante es que aprendas a confiar en ti misma, que valores tú la primera tu trabajo y comunicando de forma persuasiva conseguirás que tus clientes valoren tu trabajo, tu tiempo y paguen por todo lo que eres capaz de hacer por ellos, sin rechistar.

¿Cómo te sientes cada vez que tienes que aumentar el precio de tus servicios?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *