Tal y cómo te expresas con los demás, dice mucho sobre ti.

¿Cuántas veces una conversación basada en el respeto y la confianza, habría solucionado situaciones incomodas, molestas y hasta déspotas?

Da igual con quien hables, nunca debemos creernos más que nadie y desde luego tampoco menos que nadie.

Pero en este caso quiero hablar, de cuando nos creemos con el derecho de decir todo lo que pensamos sin tener en cuenta el daño que podemos causar.

Que importante es la forma de expresarnos con los demás y que poco lo tenemos en cuenta en situaciones de tensión o cuando tenemos un mal día.

Que tengamos un mal día no quiere decir que tengamos que pagarlo con esa persona que no tiene culpa y además no sabe ni por porqué, ni encuentra lógica a esa mala contestación o ese mal gesto… Acaso nos ponemos a pensar cuánto puede influir nuestra contestación o comportamiento en esa persona.

Cuando tenemos un mal día, parece que alguien tiene que pagarlo, parece que tenemos que desahogar nuestro mal genio, nuestra frustración, rencor, ira, rabia y todo lo que podamos sentir, con alguien… sea quien sea. El primero que se ponga a tiro.

Y el juego no es ese. Si tenemos un mal día, debemos aprender a gestionar nuestras emociones, expresarlas y saber que todos tenemos días malos, pero que bajo ningún concepto, nadie debe pagar nuestra frustración.

En el momento que somos conscientes de cómo pensamos y sentimos, somos capaces de gestionar esos pensamientos, emociones y sentimientos y decidir cómo hacerlo.

Tener una comunicación fluida, clara, empática, asertiva y consciente nos facilita la relación con los demás, pero en primer lugar con nosotros mismos. Es el principio de una buena y sana relación.

Aprender a mantener una buena comunicación con nosotros mismos, nos permite abrirnos a la idea de mejorar las relaciones con los demás y supone un ejercicio de aceptación incondicional hacia todo lo que sucede.

Nos aleja de la queja, el despotismo y culpar a los demás de todo lo que nos sucede. Nos ayuda a hacer frente a nuestra propia realidad y dejar el victimismo.

Las relaciones tanto de familia, como de amigos o empleados son un autentico campo de pruebas para adquirir y poner en práctica habilidades para el autoconocimiento.

Cuando nos atrevemos a expresar en voz alta nuestros sentimientos, nos ayuda a resolver muchos de nuestros conflictos internos que se representan en situaciones cotidianas.

Si quieres crecer a nivel personal, debes aprender a tener una comunicación abierta y desde luego honesta contigo misma. Si te mientes, solo te mientes a ti misma. A los demás puede importarles o no.

Si quieres comenzar a expresarte de forma abierta, autentica y honesta , comienza por decirte la verdad, sobre tus pensamientos y emociones. Deja de esconderlos, de arrinconarlos y negarlos.

Están y forman parte de tu vida, cuanto antes comiences a aceptarlos, antes podrás cambiarlos. ¿Qué te parece?

Estoy segura que te apetece, por lo menos poner en práctica cuatros claves para iniciar un viaje hacia la mejora de tu comunicación, primero contigo misma y después con los demás.

4 CLAVES PARA COMUNICARTE DE FORMA ABIERTA Y AUTENTICA.

Aprender es siempre un camino de descubrimientos y oportunidades. En este caso el aprender a expresar lo que pensamos y sentimos, puede resultar toda una aventura.

Ante todo hazlo confiando en ti.

1 CLAVE – TOMAR CONTACTO CON NUESTROS SENTIMIENTOS Y LOS DEL PRÓJIMO.

Ante todo honestidad, sobre cómo te sientes. Debes ser consciente de tus sentimientos y emociones y piensa en la persona que tienes delante. No sabes cómo se siente ni lo que está pensando en ese momento.

Se cauta y piensa en qué quieres decir y cómo hacerlo. Cuida tu lenguaje, tus formas y tu tono. A veces solo por las formas perdemos la razón.

2 CLAVE – CREAR UN CLIMA DE COMUNICACIÓN QUE FAVOREZCA LA ESCUCHA ACTIVA.

Ya te he comentado en varias ocasiones, la importancia de la escucha activa. Si tenemos dos orejas es por algo, será porque tenemos que escuchar el doble de lo que hablamos.

Y te digo escuchar, no oír. Que no es lo mismo.

Con la escucha activa podemos hablar de todo tipo de temas, sin que esa conversación se convierta en una batalla campal.

La escucha activa la podemos utilizar para nosotros mismos. Y saber cómo nos sentimos conforme estamos escuchando y gestionar nuestras emociones, para poder hablar sin perder los nervios.

3 CLAVE – ESTABLECER UN DIALOGO ABIERTO Y BASADO EN LA CONFIANZA Y EL RESPETO MUTUO.

Si comenzamos una conversación desconfiando o intentando tener razón por todos los medios. La conversación se puede convertir en un monologo o en una batalla campal.

Una conversación debe ser equilibrada en el tanto por ciento que cada persona hable y escuche.

Si solo habla una… mucho me temo que solo expone y expresa una y la otra solo le queda escuchar y aguantar. Por lo que siempre buscaremos el equilibrio en la conversación, para exponer y escuchar.

4 CLAVE – POTENCIAR LA EXPRESIÓN DE FORMA NATURAL DE SENTIMIENTOS, EMOCIONES, PENSAMIENTOS E INCLUSO NECESIDADES PERSONALES.

Es muy importante saber cómo se puede sentir la persona con la que estamos entablando una conversación.

Antes de empezar a conversar debemos saber en qué estado se encuentra nuestro interlocutor, puede ser que tenga un mal día, que este triste, enfadado o preocupado por algún tema personal.

Es vital llevar a cabo esta clave, porque seamos honestos, el mensaje no llega igual dependiendo de nuestro estado mental y emocional.

Por lo que debemos ayudar a que exprese cómo se siente, qué piensa y qué quiere o necesita. Es importante para conseguir una comunicación basada en la confianza y el respeto.

Espero que estos cuatro consejos sean el principio de una comunicación abierta, honesta y autentica con todas las personas de tu entorno.

Estoy segura que si comienzas a ponerlo en práctica vas a ver un cambio y sobre todo en ti, al fin y al cabo parte primordial en este proceso.

Cuando tú comienzas a cambiar, todo tú alrededor cambiará.

Aprender siempre reporta algo positivo. Y desde luego nunca es tarde.

¿Vas a tomar acción con estos 4 consejos en el arte de saber comunicar?

Si quieres mucho más sobre El Arte De La Comunicación enfocado a tu negocio de estética, te recuerdo que puedes descargarte mi ebook.

Es totalmente gratis y además entrarás a formar parte de esta maravillosa comunidad de mujeres y profesionales apasionadas, proactivas e imparables.

¿Quieres formar parte?

Comienza a tomar acción y a modificar todo aquello que no te guste El Arte De Saber Comunicar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *