Cuando nos lanzamos a la aventura de emprender, no sabemos cuanta falta nos va hacer el conocernos en profundidad para hacer frente a todo lo que vamos a ir aprendiendo en nuestro maravilloso caminar hacia lo desconocido.

Ayer mismo, comentaba con una compañera que no estamos preparados para emprender, que nadie nos forma ni enseña para vivir de nuestra profesión.

Tan importante como saber  dar masajes, maquillar, aprender de corrientes y aparatología, saber diagnosticar una piel, una celulitis, una mala circulación, una retención de líquidos, un problema edematoso, una flacidez… es aprender a rentabilizar nuestra dedicación diaria.

Yo me pregunto:

¿El saber comunicarnos con nuestros clientes no forma parte de nuestra profesión?

¿Saber escuchar, atender y vender no forma parte de nuestra profesión?

¿Saber gestionar compras y ventas no forma parte de nuestra profesión?

¿Saber cómo promocionar, publicitar y saber diferenciarnos de los demás no forma parte de nuestra profesión?

¿Saber gestionar un negocio no tiene nada que ver con nuestra profesión?

Entonces cómo vamos a tener éxito y triunfar en nuestra profesión si no sabemos realizar el 50% de nuestro trabajo. Nuestro trabajo consta de una parte fundamental lo tenemos todos claro y el otro 50% que es rentabilizar nuestro saber, nuestra profesionalidad, nuestro conocimiento, nuestra experiencia… ¿Quién enseña todo esto?

¿Sabías que la mayoría de emprendedores casi el 85% cierran sus negocios antes de los cinco años? 

Para emprender es primordial sentir pasión por lo que haces, eso está más que claro. Ahora bien no es lo único que necesitas, ni mucho menos. Para emprender, tienes que saber para qué emprendes y saber cómo vas a ganar dinero.

¿No sabes para qué emprendes? ¿No habías pensado en cómo ganar dinero? ¿Creías que los clientes van a llegar a tu centro sin más ni más y vas a comenzar a llenar las horas de tu agenda sin hacer nada? Bueno, puede ser… aunque he de decirte que no es lo habitual. 

cuando iniciamos un proyecto es BÁSICO, fundamental y vital tener una estrategia de negocio.

un sistema basado en la clase de centro que queremos tener, saber enfocarlo a los clientes potenciales que queremos y tener clara una técnica de trabajo y ventas.

Debemos saber gestionar compras y ventas, promociones, publicidad y marketing.

Debemos saber cómo expresarnos, comunicarnos y saber ofrecer nuestros servicios y productos.

Y para todo este trabajo es necesario conocernos, saber que fortalezas tenemos, ¿te preguntas que tiene que ver? Yo te diría que todo.

Cuando tengas que pensar cómo captar a tus clientes, cómo convencerles, cómo mantenerlos y fidelizarlos vas a tener que echar mano de tus actitudes, de tus habilidades, de tus buenos hábitos, de tus valores, de tus principios y todo eso te lo aporta el auto-conocimiento.

Emprender un proyecto es mucho más que abrir una persiana, emprender es proyectar lo que eres, lo que valoras, lo que quieres para ti y para tus maravillosos clientes.
Emprender un negocio es creer en que puedes contribuir en mejorar la vida de los demás y pensar que las cosas pueden ser diferentes.
Los emprendedores de hoy día son seres seguros de sí mismos, se conocen y se aceptan, son valientes, crecen y evolucionan sin miedo, son tenaces, creativos, constantes y perseverantes.
¿Y tú cómo eres?

¿Quieres aprender a marcar la diferencia en tu negocio, aprendiendo y potenciando lo mejor de ti?

¿Quieres que tu negocio sea una proyección de tu persona, de tu ser?

¿Quieres destacar entre la competencia impulsando, impactando y crear algo único?

Si quieres, solo tienes que comenzar a dar los pasos correctos. Piensa quién eres, qué negocio quieres y comienza a tomar acción.

Si no sabes muy bien cómo empezar o tienes dudas, escríbeme y hablamos. Mi único propósito es ayudarte y enseñarte, es mejor caminar en buena compañía y si esa compañía ya sabe de qué tipo es el camino, te aseguro que el recorrido es mucho más fructífero.

Feliz semana y disfruta siempre del camino.

Dominica Soria.