images (1)Cuánta importancia tienen nuestras palabras… más si cabe nuestros silencios… sin desmerecer a gestos, expresiones, forma de tener el cuerpo… que sin decir nada, lo pueden decir todo. Rectifico, lo dicen todo: sobre nuestro estado de ánimo, nuestra personalidad, nuestro momento, nuestras carencias, nuestros deseos, nuestras necesidades…

Da miedo todo lo que podemos comunicar inconscientemente ¿No creeis?

¿Sabéis lo que es la comunicación?

La comunicación es transmitir nuestras ideas, pensamientos, conocimientos y también nuestra postura ante determinadas situaciones o circunstancias.

Como os he escrito, hay diferentes formas de comunicar y todas igual de válidas y reales.Que seamos conscientes o no de ello, sin duda alguna es problema nuestro.

Para las personas que nos dedicamos a atender, cuidar, mimar, ofrecer, aconsejar y convencer a nuestros clientes, es vital saber un minimo de nuestras conductas verbales y no verbales.

Las palabras son importantes, desde luego, tan importantes como la entonación que se utiliza para expresar ese mensaje verbal. La entonación nos habla de la emoción. Y debemos saber como se encuentran nuestros clientes sin que ellos necesariamente nos lo tengan que decir.

Y por supuesto no sólo hacia nuestros clientes, que decir de nuestros/as compañeros/as, un equipo lo forman personas, que en muchos casos comparten más tiempo entre ellos/as que con sus familiares. Por lo que, lo mejor, tanto para el equipo, como para el negocio, es entenderse, comprenderse y saber expresar y transmitir lo que se piensa y se siente.

¿No creeis que es mucho mejor trabajar en un clima de confianza, que puedas hablar, expresar y dirigirte a tus compañeros/as de una forma distendida y de colaboración que sintiendo malestar por cómo te vayan a contestar?

Somos seres sociables, está claro que unos más que otros, pero sin duda alguna necesitamos a otras personas con las que relacionarnos. El mundo está cambiando a una velocidad vertiginosa en cuestión tecnológica y ello nos está haciendo olvidar la importancia de hablar, expresar, comunicar, atender y no sabemos asumir el protagonismo en nuestro trabajo y expresar de forma ordenada y persuasiva.

Desde luego esto es algo que se puede aprender, cultivar y adquirir para sentirnos más seguros y con confianza.

Este sábado impartí una charla para saber la importancia de la comunicación en nuestro trabajo y cómo mejorar la calidad del servicio hacia los clientes y mejorar la comunicación entre el equipo del centro.

Hablamos de varios puntos a tener en cuenta a la hora de atender a nuestros clientes y las razones por las cuales nos cuesta hablar y expresar nuestra opinión.

Hoy en mi artículo, quiero escribir sobre uno muy importante y del cual no se habla mucho. ¿Cómo atender a clientes difíciles? Es un tema que muchas veces no sabemos abordar, por la tesitura de hacer lo correcto: debo contestarle, decir lo que pienso o por el contrario callar y otorgar.

Bien, no debemos dejarnos hacer de menos, por lo que sin perder el respeto ni la educación, debemos expresar lo que sentimos. Nadie nos tiene que faltar al respeto,sea quien sea,  teniendo muy presente que todos somos personas por igual.

En muchos negocios, empresas y centros, la política es «el cliente siempre tiene la razón», yo personalmente no estoy de acuerdo y doy razones para ello.

Nadie tiene derecho a hacernos sentir mal, por el mismo motivo que no obligamos a nadie a entrar en nuestro centro. Todos somos iguales, por lo que merecemos el mismo respeto que cualquier persona, cliente, jefe o compañero/a. Ni porque paguen, ni porque sean jefes, ni porque lleven veinte años de veteranía se deben creer con derecho a nada.

Dejemos de comportarnos como seres sin respeto ni amor por los demás y eduquemos a las personas hacia otra nueva forma y manera de convivencia.

Es vital hablar y dejar claro que política queremos para nuestros centros, definir quienes somos y hacia dónde queremos dirigirnos con nuestros actos y actitudes.

Tenemos la gran suerte de dedicarnos a cuidar, mimar y hacer sentir bien a los demás, no dejemos que las emociones, creencias y vivencias de las personas nos afecten, seamos capaces de hacerles ver que existen personas que les van ayudar y apoyar. Y si no quieren… sigamos nuestro camino.

Espero una vez más hayas aprendido algo o quizás solo recordado lo que ya sabías. Mi único propósito es ayudarte y apoyarte, tanto con mis artículos, como con mis charlas, talleres y cursos. Si te ha gustado el artículo recuerda compartirlo, siempre podemos ayudar a alguien.

Un abrazo lleno de respeto y amor.

Dominica.