¿Tienes alguna forma de organizar tu vida o eres de los que viven al día y disfruta el momento como surja?

Tengo que decirte que una cosa no está reñida con la otra. Puedes organizar y planificar tu vida y a la vez vivir el momento.

Es más, creo que es lo ideal.

Está claro que cada uno tiene su particular forma de organizarse. Y también está claro que a algunos les funciona de maravilla y a otros no les sirve para nada.

Hoy quiero hablar sobre la importancia que tiene la organización de tu casa y de tu lugar de trabajo y cómo influye en la confianza en ti misma.

¿Crees que es una tontería?

Bueno, estás en tu derecho, pero antes de tomar una decisión sobre el tema, te invito a leer un poco más y al final te invito a dejar lo que piensas.

En particular siempre he sido un poco maniática, con lo de tener las cosas ordenadas, incluso antes de ponerme a trabajar o hacer cualquier cosa, me gusta que todo este ordenado (como a mi me gusta, claro); es como si me ayudase a trabajar mejor, como si me centrase más en lo que tengo que hacer.

¿A ti, te pasa lo mismo?

Creía que eran manías mías, hasta que leí «La magia del orden» de Marie Kondo.

Incluso de vez en cuando me da por hacer limpieza general en mi casa y tiro muchas cosas, a veces no sé si es por conseguir tener más sitio o porque me dan locuras del tipo «todo me estorba y molesta».

A veces he pensado cuando estaba inmersa en esa revolución de armarios y bolsas de basura, que lo hacia porque, como no podía cambiar una situación en mi vida que no me gustaba, me liaba con armarios, ropas, papeles, recuerdos, libros, revistas, fotos… Cosas mil, que se van guardando y al final pierden el sentido (el sentimiento y la emoción) de tenerlas guardadas.

Como te decía, este verano cayó en mis manos el libro «La magia del orden» y me lo compre (la curiosidad me puede) por saber si mis pensamientos sobre mis arranques de ordenar, recolocar, tirar y valorar qué quedarme o no, tenían explicación.

Además tengo que decir que en esos momentos estaba inmersa en quitar el estucado de mi habitación y cambiar los colores al volver a pintar… Realmente mucho más laborioso que hacer limpieza de un armario.

¿Y a qué no sabes qué he descubierto al leer el libro?

La organización en tu casa, influye en tu vida de una forma asombrosa. No es cuestión solo de aprender a organizar

La cuestión es ser consciente de porqué guardas cosas y cosas, que ya ni te importan o guardar ropa que sabes que no te vas a volver a poner y puedo incluir también, regalos que no te gustan, utensilios de cocina, menaje, bolsos, zapatos, bisuteria, etc.

Cuando me he lanzado a hacer limpieza, he tenido que priorizar, decidir y tomar acción. Tres claves fundamentales para conseguir lo que quieres en la vida y en los negocios.

¿Curioso verdad?

El tener claridad en lo que queremos nos hace tomar decisiones, el tomar decisiones refuerza nuestra confianza y el tomar acción nos acerca a conseguir lo que queremos.

No es cuestión de pensar qué quieres y que por arte de magia surja. Para nada, primero tienes que visualizar y pensar, después decidir qué hacer y hacerlo.

¿Cuántas veces se quedan las ideas, sueños o deseos en solo «deseos»?¿Sabes por qué?

Porque no tenemos la claridad de tomar acción, porque en el fondo no nos atrevemos, o nos da miedo, o no queremos esforzarnos más de lo necesario.

Si dudamos cuando tenemos que decidir cosas tan vánales como tirar un libro, unas fotos, ropa, objetos, al fin y al cabo cosas materiales que no nos aportan nada… Si no somos capaces de tomar esa decisión, ¿cómo vamos a decidir con confianza sobre lo que es importante en nuestra vida?

Cómo vamos a afrontar decisiones en nuestra vida sobre lo que nos disgusta, lo que nos molesta, lo que nos estorba, lo que nos impide vivir como queremos… Cuando tenemos que tomar la decisión de cambiar de trabajo, de pareja, de empleados, de socias, de amigos, de forma de vida… ¿Somos capaces de hacerlo pensando en lo que podemos conseguir o nos quedamos pensando no estoy tan mal?

Si nuestra vida está saturada… Saturada de pensamientos viejos y obsoletos, de objetos innecesarios, de personas que nos restan… Cómo vamos a tener sitio para lo nuevo.

Organizar tu casa, organizar tu espacio, organizar con lo que convives día tras día, te hace tomar decisiones y por ello te hace aumentar la confianza en ti misma.

Cuando limpiamos, organizamos y tiramos, simbólicamente estamos dejando espacio para lo nuevo, para conseguir lo que queremos.

Cómo vamos a tener sitio para ideas nuevas que nos llenen de ilusión y ser capaces de llevarlas a la acción, si estamos aferrándonos al pasado, creyendo que lo conocido es mejor, que un futuro por conocer.

Cuando sabemos qué queremos, valoramos, priorizamos y decidimos hacer lo que tenemos que hacer. Y eso nos aporta Confianza, Claridad e Ilusión.

Quizás estés pensando pero ¿en qué me baso para tirar y desechar lo que tengo? ¿Cómo sé que luego no me arrepentiré?

Te voy a citar una frase del libro que me ha gustado mucho y además es parte de mi filosofía de vida, si no pensase de está forma, no estaría en el momento en el que estoy.

«Desecha todo lo que no te inspire alegría»

Está claro cuando sentimos ilusión por algo. Cuando estamos deseando hacer o utilizar algo. Nos hace sentirnos bien, lo disfrutamos, nos recreamos, nos divertimos.

Haz aquello que te haga feliz, que te haga sonreir solo de pensar que vas hacerlo, que te haga soñar, ilusionarte y sentir que la vida tiene sentido.

Si te sorprendes diciendo «este pantalón no me lo he puesto en dos años pero, seguro me lo pondré alguna vez», «este bolso no me gusta, pero fue un regalo», «este robot de cocina no lo utilizo nunca, pero me costo muy caro», no te engañes es solo apego, son solo excusas para no tomar la decisión de tirarlo, regalarlo o darselo a alguien que puede hacer uso de ello.

¿Cúantas veces has querido hacer algo en tu vida y siempre has encontrado la excusa perfecta para dejar de tomar la decisión de hacerlo?

Llevo un año haciendo una gran limpieza en mi casa, estoy dejando mucho espacio para todo lo que quiero conseguir y sobre todo vivir.

¿Y tú, cuánto hace que no has hecho una buena limpieza y organización en tu vida?