images (14)
Estoy visitando Centros de Belleza, Bienestar y Peluquerias, en muchos coinciden en que no saben la razón por la cual, no tienen la clientela que quieren , ni los beneficios que quieren y en algunos ni el equipo que quieren.

Cuando comenzamos a tratar ciertos temas y les hago ciertas preguntas… comienzan a entender la base o el problema de el por qué, no tienen el negocio que tanto quieren y desean.

Con lo maravilloso que es dedicarte a lo que te apasiona, dar un trato excelente, añadir valor a tu trabajo día a día, descubrir nuevas técnicas de trabajo, nuevos enfoques, saber cómo aconsejar, ofrecer, asesorar.

Disfrutar de la suerte que tienes por ir a trabajar en lo que has decidido por vocación; tener unos compañeros que sienten y viven la profesión como tu y tener un/a jefe/a que se preocupa de darte formación, de escucharte y te demuestra que un jefe no solo manda, sino que está para enseñarte y trabajar codo con codo contigo… Que suerte tener y disfrutar de todo esto ¿No? o quizás no es así…

Bien, eso es exactamente lo que no pasa, lo que no sucede, lo que las personas no entienden, no aceptan y no quieren ver. Porque es más fácil, cómodo y egoísta quejarse, quejarse de todo, de lo bueno, de lo malo, en lo que no estamos de acuerdo, de lo que puede ser positivo, de lo que no … ¿Qué pasa si nos quejamos de todo y solo queremos derechos y ninguna obligación? ¿Qué pasa si estamos haciendo lo mismo día tras día, con los mismos pésimos resultados y nos incomoda hacer algo diferente que dicen puede ser positivo? ¿Qué pasa si lo único que hacemos es echar balones fuera, que la culpa de todo es la crisis, las personas, la competencia, los políticos, la familia, la pareja, los hijos, la suegra? ¿Qué pasa o puede pasar?

Que todo, absolutamente todo se acaba, lo bueno, lo malo, lo ganado, lo perdido, los valores, los derechos, el pedir, el exigir, el dar, el recibir, el respeto, la educación, la armonía, la confianza, la seguridad, las metas, los retos, la alegría, los sueños…

¿Y que es la vida sin sueños?

Cuando te dedicas a algo con pasión, sientes una motivación increíble, es lo único que te mueve a crecer, evolucionar, transformar, crear.

Cuando crees en lo que haces, por muchas frustraciones de no conseguir lo que quieres a la primera ni a la quinta, lo único que te ayuda a seguir, es tu fe en ti mismo el primero y en lo que haces después.

Por eso, cuando tengo delante a un Profesional que le brillan los ojos cuando habla de lo que hace, porque lo vive con pasión y cuando me dice la frustración que siente porque su negocio no funciona como el quiere… me alegro de poder ayudarle, reenfocando ciertos hábitos, cambiando ciertas creencias y cogiendo de nuevo las riendas de su negocio y de su vida.

Lo digo en todas mis charlas, cursos, talleres y en más de un artículo ya publicado, todos debemos ser:

Responsables de cada decisión que tomamos en la vida. Dejemos de culpabilizar a los demás. Siempre podemos elegir. Aunque sea incómodo.

Comprometernos al 100% con nosotros mismos, si queremos algo, debemos hacer todo, todo lo que tengamos que hacer, hasta alcanzarlo. Aunque los resultados no sean en un principio los esperados.

Confiar, si dejamos de confiar en nosotros no confiamos en nadie, y en esta vida tenemos que confiar una y mil veces para conseguir lo que queremos y disfrutar mientras lo hacemos. Dejemos de escuchar esa vocecita que nos extorsiona cualquier ilusión, llamada ego. Confía en tu intuición, en tu ser, en tu alma esta nunca falla.

Desaprender para aprender, continuamente debemos estar dispuestos a reprogramar ciertas creencias limitantes que lo único que hacen es bloquear nuestro camino. Si quieres algo y no lo consigues siente que te está limitando y cambialo.

Gratitud, maravillosa palabra,  cuantas veces das gracias por todo lo que tienes y eres… Cada vez que te pase algo bueno, se consciente de ello y da las gracias.  Hay muchos detalles en tu día a día por lo que puedes hacerlo y si quieres, a cada persona que se encuentre en tu camino por hacerlo más agradable, fácil o simplemente te haga sonreír también agradeceselo.

Valoremos todo lo que tenemos y todo comenzará a funcionar mucho mejor.

Enfócate en lo que realmente quieres, haz caso de tu alma y todo irá bien, porque llegues o no a tus sueños, en el camino hacia ellos habrás disfrutado haciendo lo que de verdad sentías y así tengas los resultados que tengas siempre te habrás sentido feliz. ¿Y no crees que es de eso de lo que se trata la vida?

Un abrazo de corazón.

Dominica.