images (10)Te dedicas a cuidar, mimar y dar lo mejor de ti a todas las personas que pasan por tus manos. Te apasiona tu profesión, te dedicas por vocación, te formas continuamente, y cada día te esfuerzas por ofrecer un mejor servicio, quieres ser excelente como persona y profesional. Por eso no entiendes cuando clientes que van a tu centro a buscar lo que se supone que ofreces, ya sea por un trato excelente, por tu profesionalidad, por la confianza que generas, por tu buen producto, por tus instalaciones, por tu aparatología… por la razón que a ese cliente le hace ir una y otra vez, lo que se te escapa a tu buen entendimiento es porque a veces, ese cliente que es super fiel a ti… te hace sentir mal.

A veces puede ser un comentario más bien desafortunado, otras veces un gesto despectivo, otras comentario y gesto unidos de desaprobación hacia tu persona, hacia algún detalle de tu centro… otras veces ni la respuesta a un buenos días…

Hoy quiero hacer referencia a tantas profesionales como las hay, que les afectan tanto estas situaciones tan desagradables e incomprensibles.

En mis talleres y charlas me encuentro con profesionales que lo que más les cuesta es, entender a este tipo de personas que se creen con derecho a poder decir lo que quieren y de la forma menos respetuosa que conocen.

Estos comentarios y actitudes de ciertos, afortunadamente muy pocos clientes todo hay que decirlo, nos hacen sentir mal, nos hacen pensar que hemos hecho algún comentario que haya podido molestar, alguna pregunta inoportuna, nos hace replantearnos si le hemos atendido bien… y en alguna ocasión nos hemos sentido culpables de la reacción de nuestro cliente.

Bien, mis queridas compañeras, si cuidamos hasta el último detalle de nuestro servicio, si hablamos y nos referimos con educación a nuestros/as clientes, les ofrecemos un trato exquisito, un servicio excelente y ponemos nuestra profesionalidad al máximo por el simple hecho de que no entendemos nuestra profesión o dedicación de otra forma, yo os pregunto ¿Por qué nos dejamos hacer daño? ¿Por qué  dejamos que manipulen nuestras emociones? ¿Por qué nos influyen de esta manera los comentarios y actitudes de nuestros clientes?

Todos estos comentarios y conductas de nuestros clientes/as nos hacen sentir vulnerables, sentimos miedo al rechazo, nos hacen sentir inseguridad, sentimos que no nos aceptan y todo esto se debe a una baja autoestima, a miedos y creencias limitantes o a un bajo nivel de energía.

Evidentemente cada persona debe saber porque le afecta personalmente esa situación en concreto, observar lo que siente, sus emociones, que le pasa en esa situación y preguntarse el por qué. Debemos desarrollar al observador interno, y hacerle hablar. Debemos saber la causa y poner remedio a esa situación, porque lo único que nos produce es dolor. Aunque sea un momento, pero es un momento que se puede y se debe eliminar.

images (13)Hace poco acudí a una charla que se hablaba sobre este tema en concreto, comentaban que vivimos en sociedad y que es imposible que no te afectan los comentarios y situaciones con otras personas… En parte estoy de acuerdo, yo tengo que aceptar la opinión de los demás porque debo respetar su opinión, pero igualmente tengo la capacidad para decir y expresarme de la forma que yo contemple y quiera, siempre desde la premisa de no invadir o traspasar la frontera de su intimidad, «mi libertad de expresión termina donde comienza la tuya». Pero en lo que no estoy de acuerdo es que siempre nos tienen que afectar, influir y dejarnos llevar por la opinión de los demás. 

Muchos miedos, creencias y bloqueos que vivimos tienen su base en lo que hemos oído desde pequeños, en la educación recibida, en el comportamiento de nuestra familia, de nuestros amigos, de lo que dicta la sociedad, del entorno que hemos crecido… todo esto tiene remedio. Tenemos que cortar estas creencias limitantes, estos miedos y cambiarlos por creencias que nos ayuden a sentirnos mejor, que nos ayuden a crecer a evolucionar, cambiar los miedos que nos bloquean y nos impiden ser felices y ser nosotros mismos. Me niego a creer que tengo que dejarme influenciar por la opinión de los demás, me niego a pensar que porque vivimos en sociedad tengo que aguantarme con lo que mi vecino piense o deje de pensar.

Para mi, la Autoestima es básica para que estas situaciones que nos hacen sentir mal, dejen de suceder. Si eres una persona segura de ti misma, confías en que, lo que estás haciendo es lo mejor que puedes hacer dando y ofreciendo valor a todo lo que realizas, cuando recibes una mala contestación, un mal gesto…por supuesto te pararás un segundo y en ese segundo te darás cuenta de quien eres como persona y te valorarás para saber que ese comentario despectivo no va contigo, no es para ti y que vales mucho para recibir esa respuesta de alguien que por la razón que sea te contesto mal. Tenemos que aprender a no dar el poder de nuestras emociones a los demás.

Tenemos que aprender a valorarnos y amarnos. Tenemos que aprender a no dejarnos influir por las emociones negativas de los demás. Tenemos que aprender a contestar con educación y amor a esa persona que lanza contra nosotros su rabia, su mal humor, su tristeza, su ira o su rencor. Tenemos que aprender que si contestamos desde el respeto que sentimos por nosotros mismos, estamos respetando a esa persona y seguro que si quiere darse cuenta de lo que está recibiendo, cambiara de actitud, porque se dará cuenta que a ti no te afecta.

Hoy no te voy a dar claves, solo quiero que pienses quién eres, todo lo que has conseguido para llegar donde estás y si mereces que alguien te haga sentir mal. El poder sobre tu persona solo lo tienes tú.

Amate y Valorate como solo TÚ Mereces.

Un abrazo con todo mi respeto y amor a una persona Única y Maravillosa como eres.

Dominica.

Me encantaría que si te gusta el artículo lo compartieras y si quieres comentar o expresar tu opinión, te responderé personalmente.