¿Vender es una tortura para ti? ¿Te gustaría que tus clientes te comprasen sin esfuerzo, sin convencer y sin sentir que molestas continuamente?

Sí, el vender de esta forma es una experiencia única, mágica y me atrevo a decir que es casi, espiritual.

El vender trae de calle a muchos profesionales, a los cuales les encanta su profesión pero no el venderla.

Sí, como lo lees. Tienes que vender tu profesionalidad, tu diferenciación, tu calidad y el por qué los clientes deben elegirte a ti.

Para empezar bien, empezamos por el principio. Y este es el principio de toda buena venta.

Saber comunicar tú valor, saber comunicar motivando, impactando y seduciendo a tus clientes y dejarles claro, para qué deben elegir tus servicios y productos. Es un primer paso hacia una venta perfecta.

¿Te parece interesante?

Pues quédate un ratito más conmigo, que hoy voy a explicarte los 5 errores que te alejan de la venta en tu negocio.

5 Errores Que Te Impiden Vender.

No ver la venta necesaria, primordial y esencial.

Estoy de acuerdo contigo que si no te gusta vender, es un sufrimiento el intentarlo una y otra vez.

Por ello te aconsejo que te olvides de vender y te centres en tu cliente.

Cuando tenemos pensamientos limitantes sobre la venta, huimos de ella como de la peste. Es imposible disfrutar de nuestro trabajo cuando solo pensamos que molestamos, incomodamos y casi obligamos.

Lo primero para hacer bien una venta, debemos cambiar ciertos pensamientos que solo nos limitan y nos hacen dudar continuamente, si lo estamos haciendo bien o no.

Si tienes pensamientos negativos sobre la venta, primero hay que trabajar a nivel mental y cambiar esos paradigmas que tienes. Esas ideas y creencias solo te están frenando hacia tus objetivos.

Los grandes vendedores son las personas más vitales de un negocio. Son imprescindibles.

Un negocio sin ventas, es un negocio que está destinado a morir. Si tienes los mejores servicios y productos y no comunicas su valor, ¿cómo los vas a vender?

Está claro que vender no es fácil. Quién diga lo contrario miente.

Y además no es cuestión de intentarlo mil veces. Es cuestión de saber cómo ofrecer a tu cliente lo que quiere y desea. En eso consiste vender.

Y desde luego, no es cuestión de intentar, es cuestión de aprender a vender.

Tener un método, un paso a paso, te ayuda, te enfoca y te hace el proceso tan fácil, que solo te ocupas de disfrutarlo.

Deja de intentar convencer y comienza a motivar.

¿Sabes la diferencia entre convencer y motivar para que tu cliente compre?

Podemos convencer de forma fácil argumentando muy bien nuestro producto o servicio, sin embargo no quiere decir que nuestro cliente esté dispuesto a comprarlo, aunque nos diga frases como:

-Sí, el producto es interesante…

-Sí, me parece bien…

-Sí, me vendría bien…

-Sí, es lo que necesito…

-Sí, parece bueno…

-Pero, ahora mismo no lo voy a comprar.

¿Incomprensible? No tanto.

El cliente ha sido convencido de todo lo bueno que tiene el producto o servicio, sin embargo, no siente la necesidad ni el deseo de comprarlo. No ha sentido ninguna motivación para comprarlo.

Convencer es algo racional

Motivar es emocional.

Y mientras no entendamos esta diferencia seguiremos sin conseguir que nuestros clientes nos compren.

Olvida lo que ves y enfócate en escuchar.

Como buenos profesionales, enseguida vemos las necesidades de nuestros clientes. Sin embargo, ese es nuestro mayor error.

Nos dejamos llevar por lo que creemos el cliente necesita y nos olvidamos de saber qué desea.

Debemos escuchar, identificar y conocer a nuestro cliente antes de ofrecerle nada. Porque lo que nosotras podemos ver como una necesidad, para el cliente puede ser una tontería y no darle importancia.

Por esta razón muchas veces fallan los intentos de vender. Ofrecemos, asesoramos, informamos sin escuchar, sin identificar, sin conocer los deseos de nuestros clientes y por ello nos dicen que no les interesa, no les motiva, en conclusión, no les apetece gastarse su dinero en lo que les estamos ofreciendo.

Menos caracterísiticas, más beneficios.

Qué bien se nos da explicar y argumentar. Se nos da de maravilla el decir las características de nuestros productos y servicios.

¿Crees que es lo que el cliente quiere saber? ¿Es lo que más le interesa a la hora de comprar?

No, no le interesa tanto como el saber qué beneficios va a conseguir cuando se haga tu tratamiento o se aplique todos los días tu producto.

El cliente quiere saber qué va a mejorar, qué va a cambiar y conseguir en su vida con la compra que está a punto de realizar.

No le cuentes tanto sobre características y háblale sobre los beneficios que va a conseguir, de una forma que pueda sentirlo y verlo.

Dejar sin cerrar la venta.

Creo que este paso es el que menos se realiza y con el que más se consigue.

Nos da dolor de tripa, el tener que preguntar a nuestro cliente si le interesa el tratamiento que le acabas de explicar o el producto que le acabamos de ofrecer.

Y después de invertir un tiempo en explicar, asesorar, informar, aconsejar y aclarar dudas, pasamos de preguntarle qué le parece.

Cerrar una venta no significa que nos compren, significa saber qué opina nuestro cliente y si quiere comprar. Significa saber si hemos ofrecido lo que le interesa o la próxima vez debemos conocer mejor a nuestro cliente para ayudarle a solucionar algún problema o hacer realidad algún deseo, que por supuesto este en nuestra mano.

¿Qué opinas sobre estas 5 claves? ¿Cuál crees qué debes mejorar o comenzar a aplicar?

Vender es un proceso de varias fases, en el que el objetivo primordial es generar conexión con tu cliente, creando una relación basada en la honestidad y la confianza. Y que esa relación sea un Ganar-Ganar para ambos.

En todo proceso de venta la comunicación es esencial. Es la base de toda buena relación.

Si quieres aprender a comunicar para vender más y mejor, te invito a aprender un método que te aporte confianza y seguridad en cada paso a realizar.

Un negocio necesita captar nuevos clientes, fidelizar a los que tiene y que a todos les ofrezcas tus servicios y productos, consiguiendo venderles lo que quieren y necesitan. Y todo se basa en una mentalidad adecuada, saber comunicar de forma clara, efectiva y persuasiva y aplicar un buen método de ventas.

¿Qué clave es la más interesante ahora mismo para ti?