«Si no lo puedes medir, no lo puedes cambiar, no lo puedes mejorar»

Arranco hoy con una frase de gran significado para nuestros negocios. Tener un negocio supone saber de varias áreas importantes para que funcione cada día mejor.

Es indiscutible ser un gran profesional, calidad tanto en productos como en servicios y desde luego formación continua.

Y todo lo que tiene que ver con un negocio, gestión , ventas, compras, ser un referente, objetivos claros, estrategias, diferenciación… sin duda muchas cosas… que nunca nos han explicado y vamos aprendiendo sobre la marcha.(Hasta hoy, que estoy aquí para ayudarte y enseñarte)

Hoy te voy a dar 3 buenos hábitos para que implementes desde ya y te aseguro que tu negocio comenzará a cambiar, lo primero porque tienes un objetivo y sabes hacia dónde debes encaminar tu esfuerzo y dedicación y lo segundo porque ya sabes algo que puedes hacer y que quizás antes ni lo sabias.

Una vez más he aprendido gracias a unas profesionales increíbles que se atrevieron a hacer el Reto «Alcanza Tus Objetivos», que la organización y planificación es algo que no se realiza en los negocios y es de vital importancia.

Hay que tener un Plan de Acción claro, especifico y concreto, es la única forma de saber hacia dónde dirigirnos y sobre todo acudir a él cada vez que nos desenfocamos que son muchas veces, debido al día tan lleno de tareas y quehaceres que llevamos todos.

Vamos a por estos 3 hábitos muy simples y a la vez súper- prácticos y efectivos.

3 HÁBITOS DIARIOS, para CRECER en tu NEGOCIO

1.Planificación diaria, semanal, mensual y trimestral.

Si tienes objetivos debes hacer un seguimiento de ellos para saber si los vas alcanzando, si debes hacer cambios en tus hábitos diarios para mejorarlos o incluso potenciarlos. ¿Cómo vas a mejorar si no sabes lo que consigues día tras día? Es imposible.

Estoy segura que cuando haces tratamientos reductores a tus clientes, les haces seguimiento, les preguntas cómo llevan la alimentación, si son constantes en su ejercicio diario, si beben suficiente agua, si se pasan en algo… es primordial el seguimiento, para ayudarles a llegar a sus objetivos y desde luego que a ti te resulte más fácil, ¿no crees?

En tu negocio es lo mismo, no es cuestión de trabajar mil horas, es cuestión de trabajar sabiendo qué haces y qué debes hacer para mejorar. Y tampoco es cuestión de hacer las cosas sin ton ni son, todo debe estar estructurado, planificado, todo debe tener su por qué y para qué.

Por lo que decide que quieres alcanzar en un año y segméntalo en trimestres y de ahí a meses, a semanas y a días.

Planifica tus acciones diarias y haz seguimiento de tus resultados de forma diaria. Sé que puede parecer un rollo, sin embargo, no cuesta tanto y estoy segura que en otras tareas perderás el tiempo sin repercusión alguna positiva para tu negocio, por lo que empieza a crear tareas de alto rendimiento, tu negocio te lo agradecerá y tu vida más.

2. Mentalidad Adecuada

Si no tienes mentalidad adecuada para llevar un negocio, tienes dos opciones o cierras o cambias.

Nunca llegarás a tener el negocio que deseas si sigues pensando igual que hasta ahora, la mayor limitación de muchos profesionales son ellos mismos.

El principio de todo negocio de éxito es romper con viejas creencias, miedos y paradigmas obsoletos que te bloquean y te impiden conseguir lo que quieres.

Una de las creencias que más limitan es sobre la venta. Y quiero aclararte que el proceso de venta NO se limita a vender un producto o servicio, la venta es crear relaciones con tus clientes, la venta es transmitir confianza y seguridad, es saber crear valor en tu servicio, es saber diferenciarte de los demás, es saber comunicar tu sello, tu autenticidad, es saber expresar y escuchar… y todo esto implica tener seguridad en ti mism@, en tu profesionalidad, en tu valor personal… dime si tu no tienes confianza en ti mism@, ¿cómo lo vas a transmitir a tu potencial cliente?

Vender es comunicar, es expresar tu valor, es escuchar de forma activa, es dejar hablar a tu cliente de lo que tú quieres que hable, debes liderar tú la conversación, es saber qué quiere tu cliente, es saber gestionar las posibles objeciones, es cerrar la venta cuándo hay que cerrarla, es tener una gran confianza y seguridad en ti mismo. ¿La tienes?

Una mentalidad de éxito es primordial para tu negocio.

3. Medir, Cambiar, Mejorar, Ganar

Sino mides la rentabilidad de tus servicios, cómo sabes si ganas o pierdes…

Sino mides el resultado de tus estrategias, cómo sabes si son rentables…

Si no haces seguimiento de tus promociones, cómo sabes si puedes hacer algo para mejorarlas o potenciarlas…

La medición y seguimiento de todas las acciones diarias de tu negocio son vitales, no es cuestión de lanzar algo y dejarlo al «libre albedrío» que si se vende se vende, si funciona, funciona y sino a otra cosa mariposa. Hay que saber por qué no funciona, cambiar y mejorar. Y si funciona, potenciarlo.


¿Crees que puedo tener algo de razón? ¿Qué pierdes con probar?

Si te he persuadido para comenzar a planificar, a cambiar de hábitos y hacer seguimiento de todas las acciones que haces en tu negocio, me encantará que me lo cuentes, los comentarios son para eso.

Feliz semana y muchos éxitos en tus acciones.

Dominica Soria.